Cuando un techo de lámina o panel presenta goteras, es un claro indicador de que necesita mantenimiento. Lamentablemente, en muchos casos, los dueños de este tipo de edificaciones no llaman a un especialista para realizar el trabajo, y terminan ejecutando ellos mismos las labores de mantenimiento. Esto provoca que las soluciones no sean las adecuadas, ya que se aplican impermeabilizantes inapropiados.

Esta práctica incorrecta acorta la vida útil de las cubiertas. Por ejemplo, al aplicar un impermeabilizante acrílico o elastomérico, aunque inicialmente pueda tapar las fugas, con el tiempo sufre desprendimiento, permitiendo que se acumule humedad entre la lámina y provocando su oxidación prematura. Todo esto acelera el momento en que es necesario cambiar la cubierta metálica.

La solución a este tipo de problemas es el retechado o sobrecubierta, que consiste en colocar un perfil por encima de la cubierta actual y retechar sin desinstalar la lámina existente.

Nuestra solución de retechado ofrece numerosas ventajas:

No se detiene la producción porque no es necesario desinstalar la lámina existente.

Se evitan trabajos de traslado de láminas desinstaladas a lugares especializados.

Se reduce considerablemente la caída de polvo, ya que se evitan retrabajos de desinstalación.

Se logra una mayor aislación térmica, debido a que la carga calórica es recibida por la nueva cubierta, manteniendo la temperatura interior más baja.

Transformas tu techo en una cubierta de alto desempeño y renuevas su vida útil por varios años más.

Estamos preparados para ayudarte con estos trabajos; pregúntanos por nuestro sistema de retechados. Te aseguro que podemos brindarte el apoyo necesario y evitarte dolores de cabeza. Cuenta con nosotros.