La maravilla de la lámina galvanizada y pintada

Es bien sabido que al pintar cualquier material, se le da una capa extra de protección a la intemperie, además de agregarle algo de estética.

Esto fue llevado al siguiente nivel en la lamina galvanizada y pintada del panel aislante, pues  el tipo de pintura empleada no es la común y tradicionalmente usada, sino que es una lámina de base poliéster, y además se le da un acabado horneado, logrando que se adhiera de una forma superior a el acero, confiriéndole a la pintura una durabilidad mucho mayor, una plasticidad para soportar las dilataciones y el preformado de la geometría del rolado de la lamina en frio, y aparte de todo, logrando una belleza al ofrecer una paleta de colores.

El hecho de que se alargan los periodos para darle mantenimientos en el panel debido a la buena durabilidad de la pintura de acabado confiere ahorros en este rubro, además de que entra en el rubro de materiales que ayudan a la ecología.

En la fotografía se aprecia del lado izquierdo una lámina con pintura horneada de un año de instalada, y del lado derecho una lámina de 5 años de instalada, ambas funcionales.

Por estos hechos y otros tantos, el panel es una excelente opción para tu edificación, llámanos con la confianza de siempre, atenderemos tus dudas y te asesoraremos en tu proyecto.